Se encuentra usted aquí

Miembros del GBBA compitieron en desafío Hult

El equipo uesebista conformado por los estudiantes de postgrado Erika Severeyn, Alejandra Angulo, Gabriela Ávila y Carlos Ledezma compitió en San Pablo, Brasil, en la final regional del Hult Global Case Challenge 2014, donde fueron los únicos representantes de Venezuela.
 
En la contienda, a la que calificó el grupo luego de presentar un ensayo que fue seleccionado entre 10 mil aplicaciones provenientes de más de 350 escuelas y universidades de 150 países, los uesebistas expusieron ante un panel de expertos una propuesta sustentable de interés social, cuyo objetivo es contribuir a prevenir las enfermedades crónicas no transmisibles entre 250 millones de personas que habitan en barrios populares alrededor del mundo.
 
Ledezma, estudiante del Doctorado en Ingeniería y quien estuvo a cargo de la exposición de doce minutos en lengua inglesa, explicó que la propuesta del equipo era un dispositivo de despistaje de bajo costo y fácil de manipular. “Se trata de un dispositivo que cuenta con sensores para la medición de algunos valores y que puede ayudar a la persona a determinar su riesgo de sufrir enfermedades crónicas, conectarla con centros de salud, incluso comunicarse con el médico”.
 
La idea les valió una mención pública de reconocimiento del jurado en el acto final de anuncio del ganador de la final regional de San Pablo, en la que tomaron parte 30 equipos de todo el mundo y que fue una de las seis que se celebraron simultáneamente (las otras se desarrollaron en Boston, San Francisco, Londres, Dubai y Shanghai). “La propuesta fue bien evaluada, nos dijeron que valía la pena llevarla adelante”.
 
Severeyn, también estudiante del Doctorado en Ingeniería, señaló que a partir de esta idea se pueda realizar dentro del Grupo de Bioingeniería y Biofísica Aplicada (Gbba) de la USB, al que pertenecen los miembros del equipo, trabajos de grado de pregrado y postgrado que eventualmente puedan derivar en la creación del prototipo del dispositivo. “Actualmente, no existe un equipo portátil de diagnóstico rápido que, por ejemplo, pueda ser usado por personas en sitios aislados. Recordemos que la mayoría de las enfermedades crónicas no transmisibles, como la diabetes, hipertensión arterial, cardiopatía, se pueden prevenir y son de diagnóstico sencillo, por lo que un aparato de este tipo sería de mucha utilidad para que las personas se enteren que tienen la enfermedad o cómo prevenirla si aún no están enfermos. La ingeniería biomédica está encaminada al desarrollo de este tipo de dispositivos”.
 
Gabriela Ávila, estudiante del Doctorado en Nutrición, expresó que la participación en el Premio Hult servirá de experiencia a próximos grupos uesebistas que se animen a participar. Recomendó para el futuro que se integre a los postgrados en Gerencia de la USB en la elaboración de la propuesta, pues si bien la idea uesebista estaba bien sustentada en lo técnico, tenía ciertas debilidades en el área de negocios.
 
Alejandra Angulo, estudiante de la Maestría en Ingeniería Biomédica, fue la única integrante del equipo que no pudo asistir a la competencia en Brasil.
 
La competencia, que arriba en 2014 a su quinta edición, es organizada por el Hult International Business School en conjunto con la Clinton Global Initiative y tiene como objetivo reunir a los futuros líderes para concebir ideas y soluciones sostenibles que generen cambios radicales en el ciclo vicioso de la pobreza. Más información en http://www.hultprize.org/.
 

Con información de: http://usbnoticias.info/post/32493